fbpx

Pues mira. Si tus obras suelen tener un 15% de margen bruto (ojo, margen bruto, no beneficio) pues lo único que puedes hacer es llorar un ratito. Y echarle la culpa al destino, a los operarios, a los clientes, a tu sino, al moro Musa y a quien se te ocurra en ese momento.

Esa llorera te tiene que durar un cuarto de hora más o menos.

Vale. ¿Ya te ha pasado el disgusto? Pues ahora a trabajar, que el tiempo apremia.

No te voy a decir lo que tienes que hacer.

Te voy a decir lo que NO tienes que hacer:

1.     NO hagas lo mismo que has hecho hasta ahora. Hay algo que sabes seguro: el resultado no es bueno, y no lo será.

2.      NO busques culpables. Busca los errores y las fugas de rentabilidad

3.      NO seas cabezón. Deja de mirarte el ombligo y busca soluciones.

4.      NO pienses tanto. Cuantos más días, semanas o meses estés pensando en que algo tienes que hacer, peor. Llegará un momento que no será necesario que hagas nada. Bueno si, tendrás que buscar otro trabajo.

Venga va, te voy a decir tres cosas que SÍ que puedes hacer:

1.      Si estás subido al sillón de la sabiduría, bájate de él y véndelo en eBay, en el rastro, o llévalo a un punto limpio.

2.      Apúntate a nuestro curso Gesso Basic. Descubrirás por la vía rápida qué tienes que hacer, y qué es lo que no tienes que hacer.

3.      Aprieta AQUÍ y empieza ya

—“¿y si quiero pensármelo mucho, pero mucho mucho?”

Pues entonces no hace falta que aprietes AQUÍ

Cuando lo hayas pensado y repensado, vienes y aprietas AQUÍ

¡Mañana más!

Juan Ramón Moreno

Pd: ¿Te gustaría compartir esta Newsletter con un amigo? Pásale este enlace https://lp.gesso.es/newsletter

¡Te lo agradecerá!