fbpx

Me voy a pasear la escoba, a ver si barro algo

Todos los que vamos a la obra (aunque sea de visita cultural), hemos visto algún operario que no para quieto, que va de arriba abajo todo el día, que trabaja mucho (o lo parece), y al final no ha hecho nada de provecho.

Oye, que no para, pero que no le cunde.

Eso sí, la escoba se conoce la obra a la perfección.

Pues en la gestión de la empresa ocurre lo mismo. Podemos pasarnos todo el día como pollo sin cabeza, apagando fuegos y trabajando mucho. Pero, al final, cero patatero.

Y al final del día, cuando vuelves a casa (de noche cerrada), tienes la sensación de que no vas a acabar nunca, que podrías echar dos horas más, y todavía te quedaría trabajo por hacer.

¿Te ha pasado alguna vez? ¿Todos los días?

Tranquilo. No estás solo.

Conozco a quien le pasaba, pero ya no le pasa.

Solo tienes que investigar un poco, y sabrás por qué

https://lp.gesso.es/formulario-gt

¡Feliz Semana Santa!

Juan Ramón Moreno