fbpx

“Lo bonito de reventar los precios por abajo, y además que te contraten”

Pues no. No esperes encontrar algo bonito, que no lo hay.

Cuando te adjudican una de esas obras pasas por tres fases:

La alegría: “¡Que bien! ¡Vamos a celebrarlo que nos lo hemos ganado!

La esperanza: “A ver, que no será para tanto. Además, conozco al arquitecto…”

El cabreo: “Claro, todos van en nuestra contra. Al cliente que no le parece nada bien, y al arquitecto lo mismo, más tiquismiquis no pueden ser. Y encima los proveedores quieren cobrar”

En fin, que la alegría te dura un cuarto de hora, la esperanza otro ratito, y el cabreo aparece cuando se van las dos de antes.

¿Y después que viene?

La realidad. La dura y triste realidad: que la dichosa obra te ha costado dinero. Mucho dinero.

¿Cuál es el problema aparente?

Que has ofertado a pérdidas para quedarte la obra

¿Cuál es el problema real?

Que el presupuesto lo estudiaste como lo estudiaste, y no eras consciente ni del coste directo, ni de los costes indirectos, ni de que ibas a tener un beneficio negativo.

¿Cuál es la solución?

Pues depende del estropicio. Si es muy grande te vas a casa. Y si no es muy grande lo salvas y sigues adelante.

Eso sí, deberías hacer algo para que no se vuelva a repetir. Como, por ejemplo, apuntarte a nuestro curso GESSO Basic. Así podrás ver por dónde te pueden venir las bofetadas, antes de que las suelten.

Y, claro que sí, el curso te va a costar dinero, pero bastante menos que las bofetadas.

¿Y cómo se yo cuánto te cuestan esas bofetadas?

Lo sé, amigo. Lo sé. Y tú también.

Ale, aprieta que llegas tarde

https://lp.gesso.es/gesso-basic-page

¡Mañana más!

Juan Ramón Moreno

Pd: ¿Te gustaría compartir esta Newsletter con un amigo? Pásale este enlace

https://lp.gesso.es/newsletter

¡Te lo agradecerá!