fbpx

Imagínate esta situación.

Te contratan la construcción de una estructura para una vivienda unifamiliar. En tu pueblo. En una zona de nueva urbanización.

Empiezas la obra y dos parcelas más para allá empiezan otra obra parecida. El mismo día.

A los dos meses tienes cimentación y primer forjado, y en la otra ya van por el tercer forjado y a punto de plantar la bandera (cuando se terminaba la estructura de un edificio se ponía la bandera y el promotor pagaba una comida, pero como siempre, las buenas costumbres se van perdiendo).

¿Por qué está pasando esto?

Pues lo más seguro es que en la otra empresa se cumpla bastante de esto:

– Se ha planificado mejor la obra (el jefe de obra se dedica a lo suyo)

– Se tienen mejores herramientas (la empresa invierte en equipo)

– Se negocia mejor con los proveedores (aquí pinta mucho el departamento de compras)

– Se proponen soluciones con el cliente que mejoran el rendimiento en la obra (otra vez el jefe de obra, y estudios)

– Todos tienen muy claro los objetivos y las necesidades de la obra (esto va para los de estudios)

Y más cosas que no pongo por no alargarme

¿Y qué va a pasar al final?

Pues por lo pronto, la otra empresa ganará dinero con la estructura, y la tuya, o gana menos, o pierde directamente.

¿Cómo se arregla esto?

Probablemente para esta obra no hay arreglo, pero para las siguiente sí.

La solución pasa por tener una gestión eficiente de la empresa. O puedes llorar por los rincones y echar la culpa a los operarios.

En lo segundo no te podemos ayudar. En lo primero sí.

Solo tienes que actuar y hacer clic en el enlace.

https://lp.gesso.es/formulario-gt

¡Hasta mañana!

Juan Ramón Moreno

Pd: ¿Te gustaría compartir esta Newsletter con un amigo? Pásale este enlace https://lp.gesso.es/newsletter

¡Te lo agradecerá!