fbpx

Hace ya un tiempo (mucho, que el tiempo pasa muy deprisa), cuando le explicaba a un ingeniero que hiciera el favor de olvidarse de las bases de datos oficiales para estudiar presupuestos, porque son el origen de muchos disgustos en la obra, con la duda y el miedo instalados en su cara me decía:

¿¿¿¿Y si me equivoco???

Pues mira, si te equivocas saldrá un cartel muy grande que dirá “TE HAS EQUIVOCADO”. Y ya está. Que le vamos a hacer.

¿Es que acaso el que se inventó aquella unidad de obra, sin conocer la obra que estas estudiando, va a acertarlo? Pues tampoco.

¿Cuál era el trasfondo de aquel miedo?

“Si lo decido yo, y no lo acierto, me equivoco yo y el responsable soy yo. Si cojo lo de la base de datos, y está mal, la culpa es de la base de datos”.

¿Cuál es la realidad?

Pues querido amigo, hagas lo que hagas, la decisión es tuya. Y no hacer nada también es una opción.

Así que, si decides fiarte de lo que dice una base de datos, sin preguntarte si vale o no para tu obra, pues allá tú. Pero que sepas que, como decía no se quien, lo estás haciendo sin querer queriendo.

¿Y cómo se estudia una unidad de obra que no he estudiado nunca?

Aquí tienes tu respuesta:

https://lp.gesso.es/gesso-basic-page

¡Hasta mañana!

Juan Ramón Moreno