fbpx

Cuando tenemos que registrar los costes de una obra nos topamos con dos posiciones encontradas:

La comodidad: todo simplificado, rapidito y con poco detalle.

La calidad de la información: damos de alta la información con todo lujo de detalles.

Por ejemplo: no es lo mismo dar de alta un “super-albarán”, con una sola línea, que indique el total de las compras del mes, que dar de alta 20 albaranes con 10 líneas cada uno, indicando los materiales suministrados, su cantidad y precio unitario.

La primera es muy fácil, y se necesita poco esfuerzo. En 30 segundos hecho, y ya puedo irme a tomar unas cañas.

La segunda es un rollo, se tarda bastante más, y ese día probablemente tenga que olvidarme de las cañas.

La información de la primera solo me da un número gordo. Y no sé nada más. Cuando tengo que tomar decisiones lo hago a ciegas, porque la información es, hablando claro, una mierda.

La información de la segunda es muy valiosa. Me permite saber dónde estoy; que he comprado; a qué precio; dónde me he desviado; por qué. Es decir, puedo tomar decisiones con estrategia e informadas.

Y ahora viene la gran pregunta…

¿Cómo prefieres dirigir tu empresa, a base de brindis al sol, o con información?

https://lp.gesso.es/gesso-basic-page

¡Hasta mañana!

Juan Ramón Moreno