fbpx

Pues sí. El tamaño no importa.

Muchas veces me encuentro con empresarios que se “auto-consuelan” porque no tienen una gran empresa.

Y además sueñan, y se autoconvencen, con que cuando su empresa sea grande, entonces habrá llegado el momento de promover los cambios para ser una empresa grande y rentable (sobre todo rentable).

La triste realidad es que, pensando de esa forma, se puede crecer. No te voy a decir que no. Lo que ocurre es que será un crecimiento defectuoso, poco eficiente, y con muchas papeletas de pegarse un batacazo. ¡Seguro que conoces a alguien que le ha pasado, le está pasando, o está a punto de pasarle!

¿Cómo debería ser entonces? Sigue estos consejos y estarás más cerca del éxito:

1 Ponte los objetivos claros. Da igual el tamaño de tu empresa. Eso es algo relativo. Si otros pueden, tú también.

2. Que tu equipo participe (ni por asomo creas que es cosa tuya exclusivamente)

3. Invierte lo necesario para lograr los objetivos (tiempo, esfuerzo, dinero…). Si esperas lograrlo sin invertir nada, ya estás bien cómo estás.

4. Échale ganas. Actúa. Haz algo. No esperes tiempos mejores, porque esos nunca llegan.

https://lp.gesso.es/gesso-basic-page

¡Hasta mañana!

Juan Ramón Moreno